Un recorrido por los monasterios Cistercienses

de la Península Ibérica


 
     Inicio / El Cister en Galicia / Monasterio de Ferreira do Pantón

Situación

Ferreira de Panton

Lugo

Horario de Visitas

Todos los días de 10 a 13 y de 16.30 a 19 h

Propietario

Comunidad religiosa

Estado de Conservación

Bueno

Obras

No

Comunidad de monjas

Si

Culto

Si

Restricciones Visitas

Solo se puede ver el claustro desde un portal acristalado y la iglesia sin restricciones

Pagina Web

Si

Otros servicios

Hospedería

Alrededores

Monforte de Lemos

Ribeira Sacra

Cañones del Sil

 

Monasterio de Santa María de Ferreira do Pantón

Se tienen noticias de este monasterio desde la primera mitad del siglo X, al parecer como un monasterio de origen familiar. Es posible basandose en algunos documentos en los que se hace donación e bienes a "siervos y siervas" del asceterio de San Salvador, que existiera una comunidad mixta en esta localización. Pero no es hasta 1175 cuando las habitantes del monasterio, monjas, se unen a la orden de cister bajo la autoridad del abad Vidal de Meira.

En aquel momento parece que el monasterio había sido abandonado y sus edificios estaban en ruina, y sus bienes en manos de particulares. Una de estas, la condesa Fronilde, hija de Alonso López de Sober y Lemos y de doña Mayor de Novoa es la fundadora del monasterio de Ferreira de Pantón. La condesa estuvo casada, se desconoce con quien al parecer con D. Fernando Ponce de Cabrera, alferez maor de Fernando II y tuvo una hija, Guiomar. Al enviudar, quiso la condesa dar una finalidad a todos sus bienes y para ello quiso restaurar la comunidad en el monasterio de San Salvador y Santa María de Ferreira. Despues de restaurar los edificios y con la bendición del obispo de Lugo, reunió una comunidad de mujeres de la nobleza y estableció la disciplina cisterciense, bajo la tutela del abad de Meira, Vidal y con la autorización del obispo de Lugo, D. Juan. El documento fundacional escrito por la condesa lleva fecha de 17 de diciembre de 1175.

La primera abadesa fue la condesa Doña María Sánchez, también de la misma familia que la fundadora. Doña Fronilde profesó como simple monja de la comunidad. Pronto comienzan a aparecer donaciones como las de Fernando II en 1180 en el que se ceden al monasterio diversas propiedades como Basilao, San Vicente de Deade, San Cipriano de Vilamelle y su anejo San Martin de Siós. Parece que Fronilde muere en 1189, basandose en un documento de su hija Guiomar, con las disposiciones para cumplir el testamento de su madre y que está fechado en dicho año, aunque otros autores retrasan esta muerte hasta 1195. Será el monasterio un lugar donde profesarán mujeres de la nobleza gallega y a ello se hace referencia en diversos documentos.

La dependencia de Meira persistirá hasta finales del siglo XVI, cuando el monasterio pase a depender de la Congregación de Castilla.

La comunidad religiosa, ha conseguido persistir hasta nuestros días, con monjas de clausura que mantienen y regentan el actual monasterio, siendo el único monasterio cisterciense femenino de Galicia, y que permiten visitar la iglesia y ver el claustro de época barroca que solo se puede ver a través de un acceso acristalado y cerrado.

El monasterio esta formado por diversos edificios, está rodeado de una muralla , que de trecho en trecho se interrumpe por cubos cilíndricos. En la zona donde se encuentraa el edificio de la clausura con los dormitorios, se puede ver en el tejado, como aparecen a pequeños tramos una serie de chimeneas que se corresponden con las celdas de las religiosas. Las monjas en el tiempo de la fundación, disponían de una criada que se ocupaba de la limpieza y de preparar la comida, permitiendo que la monja se dedicara a sus rezos sin tener que preocuparse de las cosas terrenales, la criada tenía una habitación en el piso superior de la celda donde ademas del dormitorio guardaba lo indispensable para la elaboración de los alimentos.

Se accede al monasterio a través de una portada flanqueada por dos torres cilíndricas, la izquierda de piedras de sillería perfectamente talladas, culminadas por una pqueña estatua del Salvador a quien está consagrado el monasterio y la de la derecha de mampostería, mucho mas tosca y rematada por una figura parecida a un castillo, con el escudo de la congregación de Castilla grabado (una banda jaqueada, un báculo, tres flores de lis y una mitra). En el centro del arco de medio punto que cierra la portada se encuentra otro escudo que podría ser el del monasterio, pues tiene el brazo con báculo, las flores de lis y una figura femenina, coronando este una cruz de doble brazo que en su cara posterior tiene grabado el escudo de España.

 

Iglesia interior
Iglesia exterior
El Claustro