Portugal 0  

Un recorrido por los monasterios Cistercienses

de la Península Ibérica


 

Inicio
Generalidades
Historia de la Orden
El Cister en la Península Ibérica

Arquitectura cisterciense

Monasterios

Aragón

Asturias
Cataluña
Castilla
Galicia

Navarra

web stats

El Cister en Portugal

Portugal en los siglos XI al XIII

Son los siglos en los que se fragua la identidad de Portugal como reino independiente. Durante la reconquista se produce la entrada de caballeros procedentes de otros reinos europeos, que con la atracción de la cruzada, se incorporan a los ejércitos castellanos, aragoneses y navarros, con el fin de ayudar en la guerra contra el Islam, y atraídos por la posibilidad de conseguir bienes y riquezas. Uno de estos caballeros, Enrique de Borgoña de ascendencia catalana, se casó con la hija de Alfonso VI, Teresa. En la dote de Teresa se incluyó el condado de Portugal que había sido arrebatado a los musulmanes. Por tanto Enrique gobernó el condado como vasallo de Alfonso VI. A la muerte de Alfonso en 1109, todas sus posesiones se traspasan a su hija Urraca, como ya se ha explicado cuando se habla de la historia de Castilla en estos siglos. El reinado de Urraca es un continuo surgir de conflictos e inestabilidad política, que aprovecha Enrique para invadir León con el objetivo de anexionarlo. Enrique muere en 1112 sin que el conflicto se haya resuelto y deja a su mujer Teresa, al frente del condado, mientras se alcanza la mayoría de edad de su hijo Alfonso. Teresa continua su enfrentamiento con Urraca hasta que en 1120, es derrotada y capturada, negociándose un tratado de paz, que liberando a Teresa, que permanecerá gobernando, convertirá el condado en un feudo de León, incluido en el reino de Galicia. En 1128, como consecuencia de un nuevo enfrentamiento con el reino de León, su poder es revocado y marcha al exilio, dejando a su hijo Alfonso Enriquez como conde.

Alfonso Enriquez (Alfonso I) 1109-1185

El nuevo conde comienza múltiples campañas que le enfrentan tanto a los musulmanes como a los cristianos de los reinos de Galicia. Tras doce años de guerras se firma la paz de Zamora en 1143, en la que se reconoce Alfonso I como rey independiente de Portugal. Consigue importantes éxitos en su enfrentamiento con los musulmanes, como la de Ourique, al año siguiente sufre una derrota que apunto está de causar la caída de su capital, Coimbra. El 25 de octubre de 1147, se produce la conquista de Lisboa tras el asedio de la ciudad. En 1171, delega en su hijo Sancho y sufre pérdidas territoriales ante el empuje de los almohades, que no pueden recuperar Santarém ni Lisboa. En 1179 el papa Alejandro III reconoce en la bula papal Manifestis probatum, a Portugal como nación independiente. Alfonso murió el 6 de diciembre de 1185, dejando su territorio entre el Mondego y el Tajo, había creado la armada portuguesa y había iniciado una estrecha colaboración con las ordenes militares del Temple y Hospital, que en el futuro proporcionarían al reino poder y conquistas.

Sancho I 1154-1212

El reinado de Sancho, fue inicialmente de enfrentamientos con almohades y con Alfonso IX, con diferentes alternativas de victorias y derrotas, y una segunda parte, a partir de 1201, en la que se consiguió un período de paz y bienestar que permitió la colonización de los nuevos territorios por lo que se le conocería como "el Repoblador". En 1210, repartió el reino entre sus hijos y se retiró al monasterio de Alcobaça, hasta su muerte en 1211.

Alfonso II 1185-1223

Conocido como el Gordo, se enfrentó con sus hermanos por los territorios de su padre, terminando con el exilio de la mayoría de ellos en Castilla. Fue un reinado pacífico en el que se consolida el territorio y se promulgan las primeras leyes del reino. Intenta disminuir los privilegios obtenidos por la iglesia, como consecuencia del reconocimiento del reino en tiempos de Alfonso Enriquez, lo que provoca un enfrentamiento con el papa, que termina con su excomunión. Su tumba está en el monasterio de Alcobaça

Sancho II 1207-1248

Su sucesor Sancho II, se enfrenta durante su reinado a varios conflictos con la iglesia y los obispos del reino y a la impopularidad de su matrimonio con una castellana, Mencía López de Haro, que terminará en una sublevación encabezada por su hermano Alfonso, que apoyado por el papa que entrará en Lisboa en 1146, obligando al rey a refugiarse en Toledo donde morirá.

Alfonso III 1210-1279

El nuevo rey, Alfonso III, se ocupa de afianzar el poder central de la corona y termina la reconquista del Algarve, último reducto musulmán, pero esto hace surgir un conflicto con Alfonso X, que termina con el casamiento de Alfonso con Beatríz de Guzmán hija ilegítima de Alfonso X, y con el reconocimiento del Algarve como un feudo de Castilla. De nuevo surge un conflicto con el papa, pues Alfonso estaba casado con la condesa Matilda de Boulogne, hasta que el rey reúne las cortes en 1254, participando por primera vez representantes de las ciudades en igualdad de condiciones con los representantes de la nobleza y el clero. Las cortes ofrecen al rey un apoyo importante lo que refuerza su poder y le permite enfrentarse al interdicto del papa, lo que produce un período de sufrimiento de los eclesiásticos del reino, que termina con la legalización del nuevo matrimonio por Urbano IV, lo que permite a su vez legitimar a su hijo mayor Dionisio. Alfonso muere en 1279 siendo sucedido por su hijo. Es enterrado en el monasterio de Alcobaça

Don Dinis (DIonisio) 1261-1325

Proclamado rey en Lisboa en 1279, parece que fue el primer rey no analfabeto de Portugal y pasa a la historia con sobrenombres como "El Labrador" por el impulso que dio a la agricultura durante su reinado, o el "Trovador" por haber compuesto la "Cantigas de amigo". Nada mas ser proclamado rey procuro apaciguar el conflicto existente con la iglesia, firmando un tratado con el Papa Nicolas III. Salvó a la orden de los Templarios creando la Orden de Cristo que heredó todos los bienes existentes en Portugal. Fue un reinado de gran producción legislativa y en el que la capitalidad de Lisboa se asienta. Firma un tratado con Castilla (Alcanises 1237) que permite una paz duradera entre los dos reinos. A el esta dedicado el claustro de Alcobaça, llamado claustro del silencia o de don Dinis. Sin embargo está enterrado el el convento de Don Dinis en Odivelas

El Cister en Portugal

El primer asentamiento de los monjes del Cister en Portugal es en Sao Joao de Tarouca, donde existía un eremitorio que seguía la regla de San Benito. Recibiría un grupo de monjes de Clairvaux de la que será filial,como todos los monasterios portugueses, probablemente entre 1143 y 1144. Una hija de Sancho I, Mafalda, tras resolver un compromiso matrimonial, profesará como monja del Cister, en el monasterio de Arouca, llegando a ser Beatificada. Como en los demás reinos peninsulares existe una estrecha relación entre los monasterios y los reyes y la nobleza de Portugal, así mismo se aprovechara la experiencia colonizadora de los monjes para hacer productivas las nuevas tierras. Así el monasterio de Alcobaça, quizás el mas poderoso de Portugal, se funda a partir de donaciones de Alfonso Enriquez. Hasta la exclaustración de las ordenes religiosas decretada el 30 de mayo de 1834, se mantendrá la actividad de las comunidades cistercienses. Llegará hasta nuestros días en diferentes estados, unos íntegros (Alcobaça), y perfectamente restaurados y conservados, otros convertidos en alojamiento hotelero, y otros en ruinas.


Monasterios
Santa María das Junias
Santa María do Bouro
Nª Sª da Asunçao de Tabosa
Sta Maria de Ceiça
Sta María de Aguiar
Monasterio de Arouca
Monasterio de Odivelas o de D. Dinis