Un recorrido por los monasterios Cistercienses

de la Península Ibérica


 
    Inicio / El cister en Portugal/ Monasterio de Lorvao / La Iglesia
 

Monasterio de Santa María de Lorvao: La iglesia

De la primitiva iglesia románica no queda nada. La actual como ya se ha dicho de construyó entre 1748 y 1761, en estilo barroco Joannino, de una sola nave, con crucero pronunciado, iluminado por un cimborrio, que comunica con una cabecera de fondo plano conteniendo el retablo coronado por un cristo crucificado. La nave central esta dividida por una reja que cierra un arco sobre el que se sitúa el órgano de estilo rococó, que ha sido desmontado para su reparación, y no ha sido vuelto a montar, parece que la falta de presupuesto está en el fondo de esta cuestión.

La reja da paso a la parte posterior de la nave, donde se sitúa el coro de las monjas, con una sillería de gran belleza realizada en 1748 con maderas tropicales procedentes de Brasil y con nogal, y que fue parcialmente destruida por un incendio. En los altos respaldos de los asientos posteriores se han grabado figuras de santos todos diferentes, así como las máscaras que adornan los asientos inferiores.

A ambos lados de la capilla mayor, se encuentran las urnas de plata que contienen los restos de las santas Teresa y Sancha, dos estructuras de retablos barrocos adosados a un hueco de la pared, acogen ambas urnas.

 
         

Izquierda.- Vista de la nave central con el cimborrio que ilumina el crucero, y la capilla mayor, con el altar al fondo

Derecha.- Vista de la parte posterior de la nave, con la reja que separa el coro y el órgano que cierra por arriba el arco de separación.

 

Izquierda.- Nave central desde la reja de separación

Derecha.- Vista general de la sillería del coro

Vista en detalle de las los partes de la sillería del coro

Urnas que contienen los restos de las santas Teresa y Sancha