Cister La Rioja 0  

Un recorrido por los monasterios Cistercienses

de la Península Ibérica


 
 
Inicio
Generalidades
Historia de la Orden
El Cister en la Península Ibérica
Arquitectura cisterciense
Monasterios

Aragón

Asturias
Castilla - León
Cataluña
Galicia
Navarra
Portugal

El cister en la Rioja

Durante los siglos XI y XIII, la rioja es una zona fronteriza inicialmente con el Islam y posteriormente entre los reinos de Castilla, Aragón y Navarra. Las luchas iniciales para reconquistar el terreno de La RIoja serán a cargo del reino de Navarra, o mejor dicho de Pamplona, que durante años tendrá su capital en Nájera. La posterior expansión de Castilla a partir de Fernando I , someterá a estas tierras a la presión de su deseo de incorporarlas a la corona y por último las alianzas entre Castilla y Aragón, dejarán siempre en minoría y aislado al pequeño reino de Navarra.

Los grandes monasterios de la zona, como San Millán de la Cogolla son ricos y poderosos, extendiendo sus propiedades hasta los pirineos. No será hasta bien entrado el siglo XII cuando se produzca la fundación del único monasterio cisterciense que se conserva en la rioja, el de San Salvador de Cañas. En esta época, la zona está incluida dentro de la corona de Castilla y como filial de su principal monasterio, fundado por Alfonso VIII el de Las Huelgas, nacerá este monasterio riojano. Es por tanto un monasterio femenino, que con múltiples vicisitudes ha conservado una comunidad de monjas hasta la actualidad.

La rioja está además atravesada por el Camino Francés, de gran influencia durante la edad media, como flujo de penetración de las ideas renovadoras procedentes de Francia. Quizás la supremacía y riqueza de las abadías existentes y el hecho de la inseguridad de las tierras siempre sometidas a litigio fronterizo, impidió el asentamiento de nuevas comunidades del cister en la zona

Monasterios
Cañas