Un recorrido por los monasterios Cistercienses

de la Península Ibérica


 

Inicio / Arquitectura cisterciense/ Sala de los monjes

 
 

Arquitectura cisterciense: Sala de los monjes

En muchos monasterios cistercienses, esta estancia estaba dedicada a los trabajos y al desarrollo intelectual de los monjes, también se denomina scriptorium, en el que los monjes copiaban manuscritos y escribían textos sagrados. La sala solía ser un espacio rectangular con bóvedas de crucería, con columnas centrales, de las que parten los arcos fajones, con mucha frecuencia con perfiles achaflanados o de sección prismática, que proporcionan una imagen como de ramas de palmeras que sustentan la bóveda. Esta imagen es muy repetida en los distintos monasterios y puede encontrarse en otras estancias como el dormitorio de conversos. Normalmente la sala de los monjes se encuentra en un extremo del claustro. con acceso directo desde este. Suelen ser habitaciones sencillas poco adornadas y con capiteles lisos en las columnas centrales. Los arcos se apoyan en los muros, descansando en ménsulas que cierran estos a media altura de la pared, dejando el espacio inferior diáfano para facilitar la ocupación de los espacios por los monjes.

La Iglesia
El claustro
La Sala Capitular
El Refectorio
Dormitorio
La cocina

La cilla