Un recorrido por los monasterios Cistercienses

de la Península Ibérica


 
        Inicio / EL Cister en Cataluña/Monasterio de Poblet / Sala capitular
 

Monasterio Poblet: La Sala Capitular

Situada en la galería este del claustro, se accede a ella a través de una portada abocinada de arcos de medio punto, con cuatro arquivoltas, adornadas con cenefas lisas, cada arco descansa sobre una capitel con adornos geométricos y vegetales. A cada lado del la portada dos ventanas geminadas, rematadas por arcos similares y en la parte superior a estos, un cuadrado en esquina que aligera el conjunto, igualmente abocinadas y repitiendo la estructura de la portada. Los cuadrados en esquina parecen repetir la forma del escudo de la puerta real.

En el interior nos encontramos con una estructura de bóvedas de crucería con cuatro columnas exentas centrales de las que parten ocho arcos , y las adosadas a los muros que sostienen la bóveda. Tres ventanas situadas en la fachada oriental, permiten la iluminación de la estancia. Un banco corrido adosado a la pared con dos gradas permite a los monjes sentarse durante el capítulo

La Iglesia
El Claustro
Otras estancias
 
         

Izquierda.- Portada de entrada a la sala capitular, arcos de medio punto con cenefa resaltada pero sin adornos, capiteles con motivos geométricos y vegetales bajo una pequeña imposta de adornos lineales y columnillas que descansan en basas de toros y plintos lisos

Derecha.- Las ventanas geminadas situadas a los lados se adornan por encima de sus arcos con el cuadrado en diagonal, que quizás sean una representación esquemática de los sellos de Pedro IV, situados en la puerta real de entrada al monasterio

Izquierda.- Vista interior de las columna centrales y los arcos que sostienen la bóveda, al fondo tres ventanales permiten la entrada de la luz gracias a su orientación al este. A lo largo de los muros, se ve el banco corrido con dos gradas para acomodo de los monjes.

Derecha.- Detalle de los ventanales de la fachada este de la sala capitular, en el suelo se pueden apreciar enterramientos

Izquierda.- La bóveda de crucería soportada por los arcos que parten de las columnas centrales, permiten espacios diáfanos y amplios que daban cabida a comunidades grandes de monjes.

Derecha.- Detalle de las columnas centrales y de los ventanales, donde se aprecian mejor los enterramientos en el suelo. En el centro sobresale un respaldo del asiento que indica el sitio donde se sienta el abad.